Conoce las propuestas sectoriales de los candidatos presidenciales

A continuación te presentamos, en orden alfabético, las propuestas en materias culturales, artísticas y patrimoniales contenidas en los programas de todos los candidatos presidenciales:

 


EDUARDO ARTES


De los 7 puntos que contempla el programa de Eduardo Artés bajo el gran título de Justicia Social, en el punto 4 se contempla el “Fomento público a la recreación, deporte y medio ambiente”, para lo cual se establece:

  • Aseguraremos la construcción de plazas y parques urbanos, como la protección de nuestros parques urbanos, protección de nuestros parques nacionales, todos los cuales serán de propiedad estatal administrado por la comunidad organizada, donde nuestra flora y fauna son la riqueza natural de nuestra tierra.
  • Fomentaremos el deporte la vida sana y la recreación para mejorar la salud mental y física, a un nuevo y superior nivel tanto en infraestructura, equipamiento, personal profesional, etc… La formación física y el deporte será una preocupación prioritaria del Gobierno Patriótico y Popular.
  • Impulsaremos las energías limpias y renovables en el marco de una industrialización de nuevo tipo, donde lo central será la calidad de vida de las comunidades en íntima relación con la protección, cuidado y mejoramiento del medio natural y ambiental.

 


ALEJANDRO GULLIER


En el programa de Alejandro Guillier, en la página 15 – de 222 – se consigna El Derecho a la Cultura y, bajo ese título, se establece que:

Chile es un país que camina al desarrollo y debe hacerlo de la mano de la cultura, de la innovación creativa, de las ciencias y la tecnología.  Debemos convertirnos en una nación en donde el desarrollo avance al unísono con nuestras transformaciones sociales, culturales y democráticas, construyendo nuevas formas de convivencia social, que se alejan del individualismo exacerbado y ayuden a construir una sociedad mucho más justa y humanitaria.

Tenemos que hacer frente al cambio cultural que ha experimentado Chile en las últimas décadas, incorporando debates sobre la migración, el derecho a la identidad y al territorio, la creatividad como motor de desarrollo, el derecho de las minorías, la cultura digital y el reconocimiento a nuestros pueblos originarios. El debate y la inclusión de las culturas ancestrales son y serán parte de un Chile más moderno y más desarrollado.

Nuestro gobierno trabajará para que el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, sea un referente moderno y eficiente para todos los creadores, gestores, artistas, trabajadores de la cultura, productores creativos, artesanos, cultores e instituciones que trabajen en el hacer cultural de Chile.

Profundizaremos la participación democrática y el acceso de todos los ciudadanos a la cultura, en todas sus expresiones, dinamizando las áreas de la creación y poniendo especial énfasis en los procesos de descentralización, la brecha digital y las comunicaciones, así como también en el conocimiento y la generación de ideas, con respeto a nuestra diversidad y a nuestras diferencias.

PROPUESTAS

Derecho a la Cultura

  • Consagraremos el derecho a la cultura como un derecho fundamental de todo ciudadano, chileno o extranjero, sin exclusión, independiente de su origen, raza, credo, situación económica o cultura a la que pertenezca.
  • Contribuiremos a que todas las personas, en especial las más modestas de la población, accedan al disfrute y uso de los bienes artístico culturales, ampliando el ejercicio de los derechos culturales e incorporando a todas las personas que habitan en el territorio de Chile y los/as chilenos/as que viven en otras latitudes.
  • Desarrollaremos una cultura que emane desde los territorios y los espacios locales, con apoyo y financiamiento para las municipalidades y gobiernos regionales, con la obligación de incorporar participación ciudadana.

Cultura y calidad de vida

  • Crearemos las condiciones para que nuestra población pueda disfrutar sanamente del tiempo libre a través de diversos programas sociales de Goce Creativo.
  • Desarrollaremos un plan de barrios y de bienestar cultural de las comunidades urbanas y rurales que proteja la calidad de vida y la identidad de sus habitantes, sus historias, intereses, memorias y lazos sociales.

Fortalecimiento de la educación artística

  • Crearemos la Secretaría Ejecutiva de la Educación Artística, que liderará la articulación de distintas instituciones y organizaciones que desarrollen e impulsen las nuevas Políticas para la Educación Artística en Chile y que administre el nuevo Fondo paras las Escuelas Artísticas.
  • Impulsaremos una nueva Red Pública de Liceos Artísticos en las 16 regiones del país y apoyaremos a las Facultades de Arte para que promuevan la diversidad e inclusión como valor creativo, y el uso de tecnologías para la creatividad.
  • Apoyaremos la trayectoria artística y el intercambio artístico en América Latina, así como la investigación en artes y cultura a través de fondos específicos.
  • Desde la cultura y las artes, profundizaremos la reforma educacional. Porque es en la escuela donde se empareja la cancha del capital cultural, y es allí donde ganamos la batalla por el derecho social a los bienes y servicios culturales, y a la promoción de la diversidad cultural.

Mejoraremos el acceso y la participación

  • Ampliaremos el ejercicio de los derechos culturales, promoviendo el acceso a la producción, disfrute y difusión de diversas manifestaciones culturales como un derecho para todos los ciudadanos y ciudadanas a lo largo del territorio nacional, priorizando a las poblaciones más vulnerables de nuestro país.
  • Duplicaremos el porcentaje que el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) asigna a la cultura, llevándolo a un 4% al final de nuestro gobierno.
  • Implementaremos un moderno sistema de formación continua a través de capacitación en línea, cursos, seminarios, conferencias, pasantías y residencias, con la finalidad de entregar nuevas herramientas a gestores, artistas y creadores en todas las regiones del país.

Descentralizaremos el quehacer cultural

  • Iremos equilibrando gradualmente el gasto cultural entre todas las regiones del país, a través del fortalecimiento y reorganización del FNDR:
  • Re articularemos la Red de Extensión Cultural Itinerante de Universidades Públicas.
  • Crearemos un Plan de Polos de Desarrollo Regional y Local para fortalecer la vida cultural en regiones, comunas, zonas rurales e identidades locales, junto al Ministerio de Economía, a través de SERNATUR.
  • Impulsaremos el Programa Puntos Cultura para potenciar la sinergia y la asociatividad de creadores locales y comunitarios con la capacidad de generar focos y espacios creativos en diferentes puntos del país.
  • Se propondrá la creación de Consejos Locales y Fondos Municipales para la Cultura y las Artes en todas las regiones del país, con la finalidad de potenciar y asociarse con los gobiernos regionales e incentivar la puesta en marcha de los Polos de Desarrollo regional y Local.

Impulsaremos un Plan de Fomento a la Lectura y la producción editorial

  • En consulta con la industria del libro, evaluaremos la mejor política para reducir el costo del libro e incentivar su lectura, sea la eliminación del IVA al libro, la aplicación de un IVA menor y diferenciado, o la inyección de mayores recursos a la política del libro y la lectura.
  • Crearemos una propuesta editorial que sea patrimonio de todos los chilenos, lo que a la vez permitirá disminuir la brecha de conocimiento de nuestra población.
  • Lanzaremos un plan masivo de fortalecimiento de la lectura, apoyándonos en los municipios, en las escuelas y en las juntas de vecinos. Crearemos un plan digital de mejoramiento de nuestros índices de lectura y alfabetización.

 Impulso a la difusión cultural

  • Crearemos la primera plataforma digital para la cultura, las artes y el patrimonio en Chile, difundiendo la creación chilena a través del libro, cine, música, artes visuales y escénicas.
  • Crearemos un canal de Televisión Cultural público, independiente de TVN, con capitalización, concesión propia y financiamiento público anual no concursable, que sea una plataforma de difusión de la creación chilena y desarrollo de la industria de cine, televisión y de la Economía Creativa.
  • Impulsaremos la concreción de una Radio para la Cultura, las Artes y las Industrias Creativas que esté unida al proyecto de televisión cultural y que sea un canal de distribución de contenidos de las radioemisoras locales y regionales.
  • Apoyaremos a los Medios de Comunicación local, como las radios y la televisión comunitaria, fortaleciendo las organizaciones de barrio, comunas rurales y sectores de menor acceso a la información.

Fortalecimiento de las Industrias Creativas

  • Desde el Ministerio de las Culturas, focalizaremos nuestra acción en el avance de la implementación del Plan de Economía Creativa (Economía Naranja), y la incorporaremos en la agenda digital de Chile.
  • Propiciaremos un marco regulatorio específico para la Economía Creativa, reconociendo su rol estratégico para la economía, la sociedad y la cultura.
  • Se evaluará la creación de Centros Regionales de Emprendimiento y Fomento a la Industria Creativa. Instalaremos en CORFO la Agencia Nacional de Fomento a la Economía Creativa.
  • Abordaremos, desde los Gobiernos Regionales, la creación de una red de ciudades creativas chilenas que se conecten con la red de ciudades creativas y plataformas sectoriales internacionales que existen en el mundo.

Programa de valorización del patrimonio cultural

  • Apoyaremos mediante subsidios y rebajas tributarias la mantención y restauración de propiedades privadas patrimoniales.
  • Desarrollaremos programas de fomento del turismo patrimonial y de la generación de rutas patrimoniales en todo el territorio nacional.
  • Propondremos modificar la Ley de Monumentos Nacionales, otorgando facilidades a los propietarios para mejorar y valorizar la propiedad patrimonial.

Más y mejor financiamiento para la Cultura y las Artes

  • Aumentaremos el presupuesto para la cultura para llegar progresivamente al 1% del presupuesto de la nación (actualmente es del 0,4%).
  • Estableceremos una alianza público-privada para financiar las iniciativas artísticas y creativas del país, con énfasis en la descentralización y focalización en los sectores más vulnerables.
  • Simplificaremos el acceso a los fondos concursables y a la Ley de Donaciones Culturales.
  • Reformaremos la Ley de Donaciones en sus características tributarias para aumentar el crédito tributario de 50% a 65% del valor de las donaciones privadas.
  • Modificaremos la Ley N° 16.614 sobre Exención tributaria para espectáculos con fines comerciales de más de 20 mil espectadores, a fin de que todos los grandes espectáculos que se realicen con entradas pagadas (Chile es el país con entradas más caras a nivel latinoamericano) paguen el IVA correspondiente.

 


CAROLINA GOIC


En la página 382 de su programa, de un total de 456,  se encuentran sus propuestas para Cultura y Patrimonio, en las que se establece que:

Cultura, alma de Chile. Poesía, alma de la Cultura

Gabriela Mistral decía que “Lo que el alma hace por su cuerpo es lo que el artista hace por su pueblo”. La Cultura es el alma de un país, reflejando lo que somos, nuestros sueños, tradiciones y creatividad, aspectos fundamentales para la felicidad de nuestra comunidad. No la copia por la copia, atreverse a ser lo que somos, crear y no copiar.

Para Gabriela Mistral, la Belleza era fundamental y fundante en la cultura y educación. “Toda lección es susceptible de belleza” decía. A pesar de que hoy esa palabra está ausente en la conversación, nos parece que todos tienen el derecho a la belleza, a conocer y acceder a las manifestaciones más eximias de lo estético. Para rebelarse a frente a la belleza tradicional, primero hay que conocerla. El Ministerio debe tener una línea editorial y la promoción y difusión de lo bello en el arte popular y contemporáneo, debe estar entre sus objetivos, aunque sea hoy “políticamente incorrecto hablar de Belleza”, y de lo bello con raíces en nuestra cultura popular. Lo estético, en sus más variadas manifestaciones, debe traspasar a todo el Ministerio Cultural, en sus campañas publicitarias, en sus sedes, centros culturales. “Solo la Belleza salvará al mundo”-dijo Dostoievsky. “Y hay que crear una Belleza Nueva” dijo el poeta Baudelaire. ¿Cuál es esa Belleza Nueva? Habrá que ir a buscarla y promoverla. En el arte, el diseño, la arquitectura, las ciudades. La Belleza de nuestros paisajes también debe tener correlato en la Belleza en nuestra Cultura. La Belleza es un anhelo profundo que nos dignifica, volver a hablar de Belleza y promover su experiencia en el ámbito público es darle una vía de salida y de esperanza a las mayorías que viven sumidas muchas veces en la droga, la violencia, en ciudades mal planificadas y alienantes.

Violeta Parra, por su lado, en “Cantores que reflexionan” habla del sentido profundo de lo estético y de los peligros del arte y la cultura tentados por los cantos de sirena de la vanidad, el lucro, todo aquello que aleja al artista de lo esencial de su quehacer: “va prisionero del placer/ siervo de la vanidad/ busca la luz de la verdad/mas la mentira está a sus pies”. Sólo cuando el arte y la cultura se encuentran con el sentido más profundo y genuino de su ser, se produce la transformación. El arte no es adorno, tampoco panfleto, el arte y la cultura son conexiones con el ser de un país, el “alma” de la que hablaba Gabriela Mistral.

Estas reflexiones inspiradoras de Gabriela Mistral y Violeta Parra nos permiten priorizar lo que es esencial y sustantivo de lo que es farándula y carnaval, tentaciones en las que a veces hemos caído no sólo desde lo privado sino desde lo público. Ni las agendas políticas cortas ni la necesidad de comunicar el trabajo de un Ministerio de Cultura deben hacernos perder el norte y resistir a la tentación de colocar la energía en el evento, en lo comunicacional, en lo que da réditos inmediatos. Un Ministerio de Cultura debe pensar desde una visión de largo plazo y financiar lo que tenga un sentido, no lo que “brille más”. No más inmediatismo en las políticas culturales, sino Cultura con raíces y con sentido, y eso implica que vaya más allá de los discursos. Valparaíso se ha declarado como la capital cultural de Chile, donde la institucionalidad cultural tendría su domicilio allá, pero esto no pasa de ser algo nominativo. Que no suceda lo que ocurrió con el Congreso Nacional, cuya instalación no tuvo en la ciudad puerto el impacto que se pensó que tendría. El Consejo de la Cultura debe-mediante gestos simbólicos y acciones concretas-debe hacer notar su presencia e irradiación en Valparaíso, contribuyendo al diálogo sobre la identidad y futuro de la ciudad y que de verdad sus habitantes sientan que el nuevo Ministerio de Cultura está íntimamente unido al destino de la ciudad.

Chile es un país de poetas, narradores, artistas, actores, bailarines, cineastas, músicos y artesanos. Pero también de intelectuales y científicos. Todos ellos han aportado consistentemente a la identidad y el desarrollo de nuestro país. Cada uno en su dimensión, cuentan sin duda, con realidades y problemáticas distintas, que deben ser abordadas.

Pero no cabe duda, que los poetas y la poesía son nuestro gran patrimonio cultural, pocas veces cuidado y difundido. Elicura Chihuaillaf, poeta mapuche dijo que en Chile no había grandes monumentos o ruinas de las culturas originarias como en el resto de Latinoamérica, que el verdadero monumento de los mapuches era la Palabra. Si cultura viene de “cultivo”, la prioridad es cultivar las semillas de la poesía, lo que florece bien en nuestro propio jardín.

El monumento cultural de Chile es la Palabra poética y el Ministerio de Cultura debe iniciar un trabajo de cuidado, difusión de ese patrimonio único en el mundo. La diversidad de registros en lo poético es asombroso: desde el canto a lo poeta, el creacionismo de vanguardia de un Huidobro, Neruda, Mistral, hasta la antipoesía. Y junto a los grandes nombres de la poesía hay cientos de poetas extraordinarios que no han sido todavía descubiertos. La poesía es nuestro desierto florido en tiempos de nihilismo y sin sentido. Y la poesía es nuestro “otro pensar”, con el que debieran dialogar la filosofía, la ciencia y también la política. Y si la cultura es al alma de Chile, la poesía es el alma de nuestra Cultura.

Como propuso Octavio Paz. :”Colocar a la poesía en centro de la sociedad, convertirla en el verdadero alimento de los hombres y en la vía para conocerse tanto como para transformarse, lo cual exige también una liberación total de la misma sociedad.”

El Libro y la lectura son fundamentales para el desarrollo cultural, no posible pensar en un Chile educado, reflexivo o crítico, sin pensar en desarrollo de la lectura y de los libros, pero sigue siendo baja nuestra capacidad lectora. El libro-además-está exigido por una cultura digital que avanza vertiginosamente. No basta surtir las bibliotecas públicas de libros, hoy se requiere de un esfuerzo imaginativo y de mediación para que esos libros se encuentren de verdad con los lectores.

Hoy el mundo de la cultura sigue enfrentando una difícil realidad frente a su sostenibilidad; la alta dependencia a fondos concursables (FONDART, FNDR 6%) repercuten en programaciones de corto plazo, con una precarización creativa y una alta vulneración de quienes se desarrollan en él, que muchas veces no cuentan con contratos o derechos laborales. El año 2015, como una forma de enfrentar esta realidad, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA, próximo Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio) creó el Programa Otras Instituciones Colaboradoras (OIC) que busca fortalecer y dar sostenibilidad a instituciones de alto nivel y contribución al país, pero que además buscan democratizar el acceso a la cultura, mediante garantizar parte de su presupuesto, no obstante, este programa aún es incipiente.

Hemos avanzado en infraestructura cultural. El Consejo Nacional de Cultura logró catastrar más de 2000 espacios públicos y privados destinado a ella, pero estas tienden a agruparse en las tres regiones más habitadas de Chile: la Región Metropolitana; Valparaíso y Biobío, reflejo de nuestra asfixiante centralización. Existen importantes brechas en resto del país, y más importante aún con la existencia de espacios culturales “fantasma” con poca actividad, o con dificultades diarias para poder sobrevivir.

Así, no basta tener bibliotecas, hay que promover un trabajo sistemático de mediación de la lectura. La mediación de la lectura ha tenido resultados notables en experiencias en países como Francia, EEUU o Colombia. El riesgo de bibliotecas muertas, sin lectores es dramático. Tampoco los “maletines literarios” bastan si no hay un trabajo activo de mediación de los libros, para que estos no terminen en las ferias libres vendiéndose. Hay que ir a buscar los lectores, siguiendo el ejemplo, entre otros, de la “mujer del canasto”, bibliotecaria francesa que llevó los libros a las periferias más difíciles. Promover la “pasión de leer” de la que hablaba Gabriela Mistral es una tarea urgente.

Nuestro sistema educativo no ha sabido hacerlo, y los libros deben llegar a los hospitales, las cárceles, las poblaciones, la calle con muchas y muchos “hombres y mujeres del canasto”. Proponemos un plan de mediación lectora con talleres de formación de mediadores a través de todo el país que coloquen el énfasis en el placer de la lectura; “linda calentura”-de la que hablaba Mistral.

Nuestro desafío es ir más allá de estos espacios, llevar la cultura a nuestra vida cotidiana, y darle sustentabilidad en el tiempo, en aras a una formación integral de nuestros ciudadanos, una mejor comunicación y calidad de vida.

Todas las artes deben ser parte del alma de Chile. Las artes escénicas como la danza y el teatro, además de sumergirnos en un mundo colores y experiencias, fomentan el desarrollo de aspectos esenciales de la personalidad emocional e intelectual de los niños y niñas, tales como la creatividad, la imaginación, el pensamiento divergente y la expresión de sentimientos. No obstante, hoy siguen marginados del sistema educativo. ¿Qué sería de nuestra vida sin música?, sin la tonada que de fondo acompaña nuestros días. La música es un elemento central en quienes somos y por ello debemos fortalecer lo que hemos bien. Hoy contamos con Orquestas Regionales en Copiapó, La Serena, Valparaíso, Santiago, Concepción y Valdivia, junto a la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile (FOJI) que cuenta con 17 orquestas sinfónicas propias en todo el país, tres de ellas en Santiago donde participan más de 1.000 niños y jóvenes, de entre 8 y 24 años, pero siguen siendo iniciativas aisladas.

Poder desarrollar la cultura, requiere de un esfuerzo sostenido y de todos los sectores, en él, los medios regionales y locales tienen una labor central, dado que son los que permiten poner en valor la cultura local, difundir sus artistas y la propia identidad, existen hoy 78 canales de televisión en regiones, 268 radio emisoras y 117 medios de prensa escrita regionales pero no hay una política nacional que los convoque a trabajar por la cultura.

Creemos que la cultura es el alma de Chile. Por ello, debemos apoyar a quienes la cultivan, fomentarla y democratizar su acceso, buscando que esta pueda expresarse en el día a día. Por ello proponemos expresión de sentimientos. No obstante, hoy siguen marginados del sistema educativo.Cultura en la vida cotidiana

1.- Cultura en la vida cotidiana

  • Potenciaremos la Lectura y democratizaremos los libros: Fortaleceremos la Política Nacional de la Lectura y el libro, generando los incentivos a su producción y creación. El IVA de los libros se utilizará para fortalecer bibliotecas públicas y educacionales en cada colegio de chile, que serán abiertas a la comunidad, donde se propiciará la compra de creaciones y producciones nacionales.
  • Mejoraremos y fortaleceremos el Fondo del libro:
  • Cautelaremos que los precios de los libros ganadores del Fondo del Libro correspondan a lo que es un libro subvencionado, favoreciendo al lector, que debe ser uno de los focos del Fondo del Libro.
  • Beneficiaremos a los lectores no solo a los autores de los proyectos ganadores; y para eso, habría que regular los precios de venta de los libros financiados. No puede ser que libros subvencionados sigan siendo libros caros e inalcanzables para el lector.
  • Crearemos una línea para beneficiar a libros latinoamericanos publicados en Chile, actualmente el énfasis sólo está puesto en libros chilenos. Como dijo Gonzalo Rojas: “La Casa es América”.
  • Separaremos las postulaciones de organismos estatales y privados de las personas naturales, lo permitirá eliminar que compitan entre ellos, estableciendo categorías.
  • Se privilegiarán proyectos que tengan duración mayor a un año, para evitar que actividades como ferias y otras iniciativas se realicen sólo por una vez.
  • Desarrollaremos el Plan de mediación Bibliotecas Vivas para que otra vez la literatura se encuentre con sus lectores en diversas instancias. Sin mediación lectora activa, los libros pueden no encontrarse con sus lectores.
  • Generaremos Programa Orquestas y Coros para Chile: Potenciaremos las orquestas regionales adultas existentes en Copiapó, La Serena, Valparaíso, Santiago, Concepción, Valdivia, Talca, así como potenciaremos la creación de dos nuevas orquestas regionales en Antofagasta y Magallanes para facilitar la intermediación cultural y musical en sus territorios. Potenciaremos las orquestas juveniles regionales con apoyo permanente generando su articulación con coros regionales. El programa constará a su vez con una dimensión Municipal de orquestas juveniles y coros, con apoyo permanente, que permita potenciar a los talentos comunales. También, incentivaremos las orquestas y bandas escolares, en las escuelas y los liceos municipalizados y particular-subvencionados. Lo ideal es generar más orquestas, pero antes hay que subir el nivel de exigencia en las que ya hay, contratando maestros que traigan disciplina y conocimiento de alto nivel. Hay que nivelar hacia arriba potenciando los talentos mejores y creando referentes modélicos.
  • Desarrollaremos un programa de “after school” o “pos jornada escolar” para potenciar el desarrollo integral de nuestros niños y niñas, incluyendo una línea de promoción cultural que incluya las artes escénicas (teatro y danza) siendo esta la vía primera para incorporar a pedagogos del teatro y la danza en los establecimientos educacionales.
  • Democratizaremos y pluralizaremos los medios de comunicación en Chile, dándole especial énfasis al fortalecimiento de los medios regionales, promoviendo así el desarrollo cultural local -y la descentralización cultural efectiva-, vinculando dichos recursos a difusión cultural. A su vez fortaleceremos las radios univeristarias, logrando que sean un puente efectivo entre los casos de estudios y la comunidad, en la generación de conocimiento y la cultura.

2.- Poesía, alma de la cultura

  • Crearemos un Centro de Estudios Poéticos que tenga como objetivo recuperar, ordenar, estudiar y difundir ese patrimonio acercándolo a los grandes públicos, a los jóvenes y niños. Especial énfasis debe tener la recuperación y difusión de la poesía popular (cantores a lo divino, payadores), nuestro verdadero “cante jondo”. La poesía es un arte y también un oficio artesanal, y la transmisión de ese oficio de generación en generación es muy importante. Generar más espacios de transmisión del oficio poético desde los poetas mayores a los jóvenes. Crearemos más semilleros de poetas, pequeñas escuelas-talleres donde se traspase el oficio. Una de las actividades del centro será producir o propiciar Festivales o recitales de poesía masivos que vayan creando una audiencia para la poesía-como lo que se hace en Medellín, Colombia. Sacar a la poesía a la calle, que la poesía vuelva a ser espectáculo, en el sentido más noble del término. La poesía encerrada en los libros, muere; escuchar poesía es fundamental y debe volver a ser un acto ritual de encuentro colectivo. Y la poesía tampoco debe quedar secuestrada en la Academia.
  • Proponemos recuperar los concursos poéticos de las antiguas Fiestas de la Primavera, los llamados “Juegos Florales”, en la que participaban cientos de poetas jóvenes, y donde concursaron y se hicieron conocidos los jóvenes Gabriela Mistral y Pablo Neruda. Propiciaremos desde el Ministerio de Cultura la creación del Premio Nacional de Poesía. Los Premios Nacionales –por cómo están organizados-no logran premiar a todos los poetas que merecerían ese galardón, al estar estatuida la alternancia año a año entre narrativa y poesía. El Premio Nacional de Poesía lograría expresar la riqueza y variedad de nuestra poesía y marcaría lo fundamental que es para el país ésta.

3.- Fortalecimiento de la Cultura

  • Promoveremos que el Ministerio de Cultura efectivamente tenga su domicilio en Valparaíso y que ello lo noten los habitantes de la ciudad como señal de descentralización. Valparaíso será de verdad y no declarativamente capital de la cultura, tomando las medidas administrativas para que ello encarne efectivamente.
  • Realizaremos una reforma estructural al FONDART que deberá contemplar mecanismos de flexibilización, apelación y diversificación en cuanto a la postulación. Además, entre otros aspectos, profesionalizaremos y capacitaremos a los evaluadores y jurados, para que adopten criterios de selección en base a conocimientos concretos de las áreas concernidas en las postulaciones.
  • En materia de financiamiento: Descentralizaremos la Ley de donaciones culturales, estableciendo comités regionales en todos los fondos concursables, para su evaluación y aprobación, dichos comités regionales deberán contar con miembros de inobjetables trayectoria y su conformación deberá ser por concurso público. Potenciaremos el Programa de Otras Instituciones Colaboradoras, para asegurar que aquellas instituciones de alta calidad, que aportan al país y buscan democratizar la cultura, cuenten con recursos permanentes para su existencia, favoreciendo su intermediación.
  • Velaremos por que la infraestructura cultural existente pueda operando después de inaugurados, generando un fondo de operación e intermediación cultural de largo plazo. A su vez, fomentaremos la infraestructura cultural, a través del apoyo al levantamiento de nuevos espacios, cuyo diseño sea mixto y flexible, que contenga bibliotecas y espacios de creación. Priorizaremos las comunidades lejanas y rurales que contengan menos de 50.000 habitantes, incluyendo centros culturares móviles para comunas rurales, y un centro cultural náutico para la Región de Aysén y la Provincia de Chiloé.
  • Generaremos un Plan de Mediación “Bibliotecas vivas” que revise, reformule y vitalice bibliotecas públicas que están abandonadas a su propia suerte a lo largo de todo el país para convertirlas en espacios vivos, de encuentro, adonde nuestros jóvenes encuentren ahí un lugar de acogida y de sentido. Partiremos por reinventar las bibliotecas del extremo norte y extremo sur de Chile, con un plan de mediación lectora que logre transformarlas y convertirlas en lugares de encuentro, diálogo y acogida, casas de la Palabra, casas del Ser. Para que esas nuevas bibliotecas sean modelos a replicar.
  • Generaremos una Ley de Museos que regule la creación de nuevos museos del Estado y fortalezca a los existentes, que exija medidas de seguridad y conservación de sus colecciones, que regularice las condiciones de compra y venta de éstas, que establezca una dotación básica de personal para el funcionamiento de un museo, que permitan el cumplimiento de las funciones básicas de los museos, entre otros temas.
  • Ingresaremos el proyecto de Ley de Tradiciones Artesanales, con el objetivo de contar con un instrumento que permita diferenciarlas y protegerlas, otorgándoles el valor cultural patrimonial e inmaterial que tienen.
  • Fortaleceremos la alianza entre “educación y cultura”, como una manera de proyectar las transformaciones generadas en el tiempo por las políticas culturales implementadas, y su impacto real en la formación integral de las generaciones.

 

El patrimonio e Identidad como eje central de la Comunidad

El patrimonio cultural es el producto de un proceso que realizamos como comunidad de valoración, conservación y promoción de determinadas entidades materiales e inmateriales que en conjunto consideramos que deben tener un valor diferente. Así el patrimonio cultural se transforma en manifestación concreta del bien común para nuestra comunidad y nuestra identidad gira en torno a él.

Por esto es que el patrimonio cultural es esencialmente un ente social. No es aquel que se preocupa de la conservación de los “bienes muertos” de la cultura sino el que busca relacionarse desde la identidad y lo que somos, con lo heredado y que ha constituido nuestra comunidad. El patrimonio cultural tiene por lo tanto una clara relación con las necesidades de la población, porque adquiere su pleno sentido en la medida en que tiene una relación próxima y real con cada persona.

Chile cuenta con un enorme Patrimonio Cultural que debemos cuidar y defender, tenemos 5 patrimonios de la humanidad reconocidos por la Unesco como: Las Salitreras de Humberstone y Santa Laura, las Iglesias de Chiloé, Valparaíso, Campamento minero Sewell y El parque Rapanui, además de los Bailes Chinos, figuras de talla Mundial como Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Violeta Parra, y un gran patrimonio natural.

Creemos en un país que valora su identidad y su cultura. Donde el patrimonio es una herramienta importante que nos vincula a las comunidades que nos precedieron, y que nos otorga sentido de pertenencia. Por eso proponemos:

1.- Plan de Desarrollo comunal a partir del Patrimonio: Generar un plan de desarrollo a partir del Patrimonio para comunas de Chile que tienen características únicas en esta materia, además de un alto nivel de vulneración o aislación. Para ello se establecerán líneas de puesta en valor en las localidades concernientes en mejoramientos a sus planos reguladores, estandarización de señalética y carteles, priorización en el resguardo y restauración de monumentos, y establecimientos de criterios de intervención general para nuevas construcciones en ellas de forma de protegerlas para las futuras generaciones y promover su progreso a partir del turismo y la cultura, comenzando por:

  • Región Arica: Camarones, dado que la comuna presenta parte importante de la Ruta de las misiones y presencia de la cultura Chinchorro.
  • Región Tarapacá: Pozo Almonte, en esta comuna se desarrolla la fiesta religiosa de La Tirana, y en ella se ubican el Patrimonio de la Humanidad vinculado a las salitreras, Humberstone y Santa Laura, y la iglesia de Mamiña.Región Antofagasta: María Elena, la comuna declarada zona típica es considerada la última salitrera viva del mundo.
  • Región de Antofagasta: María Elena, la comuna declarada zona típica es considerada la última salitrera viva del mundo.
  • Región de Atacama: Caldera, es de las comunas con más patrimonio paleontológico de Chile, con el Parque Los dedos y el cerro ballena.
  • Región Coquimbo: Combarbalá, comuna que conserva arquitectura tradicional de fachada continua y con un rico patrimonio astronómico.
  • Región de Valparaíso: Cartagena, comuna parte de la ruta de los poetas, en ella se ubica la casa de Vicente Huidobro enmarcada en arquitectura tradicional del siglo XX.
  • Región Metropolitana: Alhué, comuna donde su casco histórico es zona típica, representante de la arquitectura colonial.
  • Región de Ohiggins: Palmilla, comuna en la que se ubica el Monumento Nacional “El Huique”.
  • Región Maule: Colbún, comuna que aún cuenta con arquitectura colonial y tiene la localidad de Rari, donde se realiza la artesanía con crin de caballo única en el mundo.
  • Biobío: Lota, comuna que presenta la mayor cantidad de monumentos nacionales de la región, es representante del a cultura del carbón.
  • Araucanía: Lumaco, comuna en que se encuentra Capitán Pastene, denominada la localidad de las tres culturas, por la convergencia mapuche, española e italiana.
  • Región de Los Ríos: Corral, comuna que se ha comenzado a desarrollar a partir del turismo y de la puesta en valor de sus fuertes y castillos.
  • Región Los Lagos: Puilquedon, comuna ubicada en Chiloé con arquitectura en Palafitos y que presenta 3 iglesias patrimonio humanidad.
  • Región de Aysén: Tortel, comuna declarada Zona Típica, que no presenta calles y se transita en torno a pasarelas.
  • Región Magallanes: Porvenir, comuna ubicada en Tierra del Fuego, donde se da inicio del cine chileno y presenta en excelente estado edificios representantes de la arquitectura magallánica del siglo pasado.

2.- En el caso de la Ciudad de Valparaíso, ciudad Patrimonio de la Humanidad, se generará un plan especial de inversión y desarrollo para la puesta en valor patrimonial, y consolidar en la ciudad el patrimonio cultural como un activo.

3.- Nuevos patrimonios de la humanidad para Chile: postular y promover ante la UNESCO a Lota, Las Momias Chinchorro, la fiesta de Causimodo y Torres del Paine, que sería el primer patrimonio natural de la humanidad.

4.- Generar una nueva institucionalidad del patrimonio, mediante una ley de patrimonio, que permita hacer conversar las iniciativas presentes en el MOP, MINVU, Ministerio de Educación y CNCA, propiciando entre ellas la reformulación y actualización la Ley del Consejo de Monumentos Nacionales incluyendo entre sus cambios su descentralización, determinando la existencia y funcionamiento autónomo de un Consejo de Monumentos en cada región, para que cada una de las regiones de Chile pueda gestionar y velar por su patrimonio.

5.- Duplicar los recursos del fondo del patrimonio, actualmente el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes a la fecha ha desarrollado esta estrategia que ha sido exitosa en promover la colaboración pública y privada en el rescate de nuestro patrimonio, cada año una serie de valiosos proyectos siguen quedando en lista de espera.

6.- Chile cuenta con 42 Tesoros Humanos, que son aquellas personas o comunidades que tienen saberes o realizan actividades valiosas para todo nuestro país, por ello les garantizaremos una mantención mensual como reconocimiento al aporte del país.

 


JOSÉ ANTONIO KAST


Dentro de una “Agenda para las urgencias sociales”, se consignan 9 temas, de los cuales Cultura es el último en ser abordado. En este ámbito, se proponen 8 medidas, las cuales son:

  1. Fortalecer la Institucionalidad Cultural: Creación de un Consejo de Notables integrado por miembros destacados de universidades e institutos chilenos fortaleciendo su carácter racional. Profesionalización de los espacios culturales y de la administración para que deje de ser un botín político como lo son los agregados culturales. Garantizar la doctrina sobre la ideología política, es decir la pluralidad en lo opinable y la identidad cultural en lo fundamental y trascendente.
  2. Fomentar el Patrimonio y la Memoria Nacional: Recuperación de lugares históricos a través de rutas patrimoniales. Creación del Plan de salvaguardia y puesta en valor de lugares y áreas históricas donde se desarrollaron sucesos relevantes para la memoria nacional; Creación de la Comisión Nacional de Efemérides; recuperar la memoria con veracidad y de forma integral. Restauración y puesta en valor de iglesias e instrumentos antiguos junto al fomento de Luthiers. Internacionalización del Patrimonio de Chile.
  3. Generar un Plan de Formación de Audiencias: Obligatoriedad de Artes Plásticas y Música en Enseñanza Media. Fomento de la ópera a nivel regional y apoyo a festivales de música clásica junto con particulares. Creación y formación de audiencias para las artes escénicas a través de clásicos universales del teatro y el cine en juntas de vecinos, asociaciones gremiales y comunidades educativas municipales.
  4. Plan Nacional de Lenguaje: Plan de lectura formativa nacional en las escuelas, liceos y universidades que incluya el ensayo, novela, historia, disciplinas científicas, la fe, filosofía, las artes y ciencias sociales. Incentivo al hábito lector mediante concursos regionales y nacionales de escritura, oratoria y debate.
  5. Ajuar Cultural. Cada familia recibirá, en el momento del nacimiento de un hijo, un set de libros clásicos, infantiles y de inglés para poder fomentar el hábito de la lectura desde pequeños.
  6. Seguir fomentando las Orquestas Juveniles y las Bandas Instrumentales para entregar más oportunidades de recreación y aprendizaje a los niños de Chile.
  7. Prohibición de asignación directa y con fines políticos de los recursos culturales. Re-evaluar aportes al Museo de la Memoria, Fundación Salvador Allende, o Museo Eduardo Frei. Permitir que otras instituciones puedan acceder y concursar por estos recursos, sin preferencias ni cuotas pre-asignadas de ningún tipo.
  8. Innovación en Industrias creativas y emprendimiento cultural: Fomento de las campañas de recolección de fondos a través de la facilitación a empresas para realizar donaciones culturales. Aumento de montos para Fondos concursables para emprendedores audiovisuales, musicales, nuevos medios y tecnologías. Talleres de liderazgo, innovación y marketing cultural para pequeños y medianos emprendedores culturales a través de los departamentos de cultura municipales y los consejos regionales de cultura en las zonas más vulnerables de Chile.

 


MARCO ENRÍQUEZ OMINAMI


En el eje 4 de su programa, llamado Desarrollo Integral, se consignan 10 puntos, de los cuales el 5°corresponde a Cultura, la cual es señalada como “el pilar fundamental de toda construcción de identidad”. En la página 37 de 80, se establece que:

A.- ROL DE LA CULTURA Y LAS ARTES

Los progresistas entendemos la noción de cultura como el conjunto de las producciones materiales y simbólicas de una comunidad. De esta forma, la cultura es la memoria en movimiento de una colectividad. Compromete nuestro ser social y está en la base de la noción misma de ciudadanía.

Somos chilenos porque “sentimos” pertenecer a la comunidad cultural llamada Chile.

Así entendida, la cultura es el conjunto de producciones culturales – cine, literatura, artes visuales, teatro, música, televisión, etc.-, pero también el conjunto de códigos que nos permiten existir como comunidad.

Apelar, como lo hacemos, a una transformación de la manera de entender y de practicar la política en Chile es apelar a una profunda transformación cultural.

Porque toda acción política está destinada a producir cambios culturales, planteamos que la cultura como prioritaria en nuestra práctica política.

En el terreno de las artes y de los productos culturales propiamente tales: su difusión y el acceso a ellos posibilitan la formación del espíritu crítico de los ciudadanos, indispensable para que cada uno de nosotros pueda razonar con información y autonomía.

Sólo una sociedad de ciudadanos – esto es, de individuos capaces de pensar por sí solos, pues son informados y autónomos – es una sociedad libre.

La democracia no consiste únicamente en una sociedad de personas incultas y desinformadas a quienes se les solicita cada cierto tiempo el voto. La democracia consiste en crear las condiciones para avanzar hacia una sociedad de individuos cultos, informados, autónomos, libres. Ese es nuestro objetivo y él ha de orientar toda política cultural.

Por ello, planteamos una verdadera revolución en materia cultural, que consiste en dotar a nuestro país de una verdadera política cultural, en reemplazo de lo que ha existido hasta la fecha, una política de distribución de recursos a los artistas. No es que esté mal, pero distribuir recursos no es sino una parte de lo que debería ser la política cultural.

Porque lo esencial es que una política cultural esté destinada a los ciudadanos, antes que a los artistas.

Nuestra política cultural no suprime el fomento a la creación artística -lo corrige y mejora-, pero pone en primer plano el rol emancipador de la cultura en la formación de una sociedad de ciudadanos.

Lo anterior significa que la Política Cultural debe velar por la Creación, Difusión, Formación y Acceso a la Cultura y las Artes.

A continuación se presentan algunos elementos de propuesta asociadas a los cuatro objetivos señalados anteriormente.

B.MINISTERIO DE CULTURA

Los progresistas estimamos que el Ministerio de Cultura y Patrimonio, debe incorporar el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) y el Consejo de Monumentos Nacionales.

  • Este Ministerio deberá considerar, en su actuar, la inclusión de los ciudadanos e integrantes del mundo de las Artes y la Cultura en Chile, así como su interacción, además de preocuparse por la descentralización de la implementación de las políticas públicas en Cultura y Patrimonio. Para ello proponemos crear un Congreso Nacional de Cultura, especie de Parlamento Cultural que reunirá a representantes del mundo cultural, patrimonial, regional y ciudadano.
  • A su vez, este Ministerio contará con:
    • Un Instituto para la Promoción y Difusión de las Artes;
    • Una Dirección para el desarrollo de Bibliotecas, Archivos y Museos;
    • Una Dirección de Monumentos Nacionales;
    • Un Instituto para la creación, difusión y promoción de las culturas y las artes independientes.

En la actualidad, el presupuesto del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes equivale al 0.3% del Presupuesto Nacional (2016), cifra tres veces superior, en términos relativos, a las del 2013. Sin embargo, el presupuesto del Ministerio de Cultura y Patrimonio debiese alcanzar el 1% del Presupuesto Anual Nacional, en un periodo de cuatro años. Inicialmente, en el primer año de gobierno progresista, proponemos duplicar el presupuesto en Cultura y Patrimonio, para que sea equivalente al 0.6% del presupuesto total, hasta alcanzar el 1%.

C.FOMENTO CREACIÓN Y DIFUSIÓN

Los actuales instrumentos de fomento a la creación y difusión tienen una serie de debilidades, entre las cuales:

  • No siempre distinguen entre artes.
  • No diferencian entre tipos de proyectos, vale decir, por ejemplo, entre proyectos educacionales o experimentales.
  • Suelen tener una visión utilitarista y mercantilistas de la ética y estética.

Debido a lo anterior, proponemos:

  • Establecer fondos permanentes por artes (literatura, artes visuales, artes gráficas, arte experimental, fotografía).
  • Reevaluar las condiciones de admisión y requisitos para postular, así como el perfil de los evaluadores.

D.MUSEOS Y DIFUSIÓN

Chile no solo se caracteriza por una escasez de museos, a lo largo del país, sino también por la precariedad de estos mismos:

  • No cuentan con departamentos de adquisición que les permita renovar sus catálogos y estar en sintonía con el arte contemporáneo, nacional e internacional.
  • No cuentan con fondos permanentes, ya sea para organizar exposiciones de talento consagrados o jóvenes talentos.
  • No siempre gozan de la libertad editorial necesaria para exponer obras vanguardistas, con fuerte contenido político o disidentes en términos del denominado Establishment.

Por ello, proponemos:

  • Revisar la existencia de museos a lo largo del país y las condiciones en las cuales operan.
  • Crear una Política Nacional de Museos que permita asegurar líneas de financiamiento permanente para los museos públicos, del país, con el compromiso de presentar obras de jóvenes talentos y talentos consagrados.
  • Crear Bienales que permitan difundir las artes nacionales e interactuar con el mundo cultural internacional.

E. Libro

1.- Legislar en favor del denominado Precio Único: Se debe legislar para que el editorialista o el importador de libros, según el caso, y bajo la supervisión de un Comité del Libro que debiese crearse para tales efectos, sea quien fije un precio único del libro para todo el país, esto cualquier sea el distribuidor, lugar o momento en el cual se realice la venta. Esta medida parte del supuesto de que el libro no es un bien cualquiera, sujeto a los vaivenes de la oferta y la demanda. Por el contrario, son bienes que no son substitutos entre sí, por lo que no deben responder a la lógica estricta del mercado.

Por lo tanto, la política del Precio Único fomenta:

  • La igualdad en el acceso, en términos de precio, a libro.
  • La existencia de múltiples distribuidores, que aseguren la calidad y variedad de la oferta (pequeñas librerías).
  • La creación literaria, toda vez que permitirá publicar y distribuir obras de difícil comercialización.

2.- Reducir, en el marco de una Reforma Tributaria Integral, el IVA al libro al 5%: De manera general, los países de la OECD registran un IVA al libro no superior al 7%. A su vez, países como México, Argentina, Colombia, Hungría, Brasil y Gran Bretaña han eliminado progresivamente el IVA al libro. Lo anterior da cuenta de la importancia que se la atribuye a este bien, como eje central de la cultura, educación y transmisión del saber. Por ello es que proponemos reducir el IVA al libro, al igual que a los alimentos básicos, primera necesidad. Específicamente:

  • Establecer un IVA diferenciado según el producto, lo que en este caso podría significar una reducción del IVA al libro a un 7%.
  • Reducir el IVA a la prensa al 2%.

3.- Editorial Nacional: Se propone evaluar la creación de una editorial nacional, que publique obras chilenas y clásicos literarios, en ediciones de bolsillo, que permitan una difusión masiva de obras consideradas fundamentales pero también contemporáneas. Esta editorial permitirá fortalecer las bibliotecas y sus colecciones de libros a nivel preescolar, escolar y universitario.

4.- Crear la denominada Tarjeta del Profesor, la cual permitirá a cada uno de los docentes de Chile, adquirir 5 libros anuales, de manera gratuita.

5.- Respetar los acuerdos suscritos por Chile, en materia de Protección y Promoción de la diversidad cultural, específicamente los establecidos por la UNESCO.

 


ALEJANDRO NAVARRO


Bajo el título de “Nuestras Propuestas Sociales”, se sitúan varios temas en el programa de Navarro. La última de ellas es el “Acceso a las Culturas, las Artes y el patrimonio”, por lo que en la página 45, de 56, se establece que:

Se ha aprobado la creación del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Este es un significativo avance en coordinar, sistematizar y fundir leyes dispersas en un solo texto legal, pero ahora se hace necesario avanzar en mejora s sustanciales a las políticas públicas en torno a las culturas, al desarrollo de las Artes y la modernización de los temas del patrimonio. Es por esto que proponemos las siguientes medidas.

Propuestas programáticas:

1.-Apoyaremos a los Municipios en la elaboración de los Planes Reguladores Comunales, para los efectos del artículo 184 del Decreto con Fuerza de Ley 458, GENERAL DE URBANISMO Y CONSTRUCCIONES, en lo que se relaciona con la instalación o incorporación de obras de arte en el espacio público, en coordinación con la Comisión Nemesio Antúnez del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

2.-Estimularemos y apoyaremos a los Municipios en la formulación de Ordenanzas Municipales que promuevan mecanismos no discriminatorios para el uso del espacio público de todas las manifestaciones artísticas y culturales, considerando el debido resguardo de los espacios patrimoniales y las necesidades específicas de las diversas disciplinas artísticas.

3.-Estimularemos a los Intendentes y gobiernos regionales para que formulen políticas de desarrollo y promoción de las actividades culturales, artísticas y patrimoniales.

5.-Los agregados culturales deberán ser al menos 15. Se designarán a aquellos artistas, gestores, críticos, curadores y en general personalidades del mundo de la cultura, las artes y el patrimonio, de las más variadas disciplinas y manifestaciones que, por medio de su obra o trabajo, hayan desarrollado o cuenten con la capacidad de desarrollar iniciativas o proyectos de intercambio cultural en el exterior.

6.- Los agregados culturales, en el ejercicio de sus funciones, deberán ejecutar los proyectos e iniciativas que estimen pertinentes, en consideración a la realidad y necesidad del país en que desarrollen su misión, debiendo coordinarse, para tal efecto, con el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y la Dirección de Asuntos Culturales y de Información del Ministerio de Relaciones Exteriores.

7.- A comienzos del 2022 existirá una editorial nacional. No sólo el IVA perjudica la publicación de textos en Chile. También influyen el bajo número de ejemplares de cada tiraje. Esta Editorial del Estado podrá editar los libros que distribuye el Ministerio de Educación y otras las publicaciones que el Estado promueva o encargue.

8.- Mediante una ley nueva, se ordenarán las materias del patrimonio cultural, se reconocerá la diversidad de nuestro patrimonio, se renovarán las conceptualizaciones y se contemplará el patrimonio material e inmaterial, los museos públicos y privados, los archivos, las bibliotecas y los monumentos.

9.- Modificaremos la Ley de Propiedad Intelectual a fin de brindar a los pueblos indígenas que habitan el territorio de Chile el derecho de gozar de los beneficios de su propiedad intelectual. Para tal efecto se creará un organismo recaudador de estos derechos después de la correspondiente consulta, que además establecerá el destino de los fondos recaudados. Se circunscribe este patrimonio a lo material y también a lo inmaterial, como las tradiciones milenarias, ya sea tradiciones orales, danzas, costumbres y creencias, las artesanías y su técnica, los diseños y sus lenguas.

10.- Se modificará la ley de donaciones culturales para que puedan ser beneficiarios de esta ley las empresas de menor tamaño, cuyo objeto social exclusivo sea de carácter artístico o cultural.

11.- No más fondos concursables. Vamos a reformular las leyes y reglamentos que rigen los fondos concursables, a fin de generar un mecanismo de financiamiento estable para artistas consagrados, un mecanismo nuevo de financiamiento estable para costear los gastos básicos de funcionamiento, para los recintos que tienen por objeto principal la exhibición o circulación de las artes.

12.- Pondremos en evaluación económica y tributaria la exención permanente de impuestos para todas las manifestaciones artísticas y culturales, así como para los recintos que tienen por objeto principal la exhibición o circulación de las artes.

 


SEBASTIÁN PIÑERA


En la página 173 – de un total de 194 – del programa presidencial de Sebastián Piñera, bajo el título “Cultura para todos”, se establece:

Nuestro propósito es promover el desarrollo integral de nuestra sociedad y una mejor calidad de vida para todos. Para lograrlo resulta fundamental promover la cultura y las artes. Ellas nos permiten celebrar lo que somos, reconocer nuestra historia, darle sentido a lo que hacemos y proyectar nuestra identidad. Chile tiene una historia vasta en tradiciones y una cultura diversa y vibrante, potenciada por miles de artistas, cultores y emprendedores de las industrias creativas, llenos de talento y motivación.

El país de oportunidades con que soñamos implica hacer posible que el emprender en ámbitos culturales no signifique una condena, sino una verdadera posibilidad de desarrollo profesional. En el Chile de nuestros anhelos, desde la primera infancia y en todas las instancias de formación de las personas, se valora el aporte del arte y la cultura como elementos fundamentales para un desarrollo pleno. Por ello, queremos un país en donde el acceso a la cultura no sea un privilegio para algunos pocos, sino una posibilidad para todos.

Debemos superar algunas carencias importantes que hoy caracterizan nuestro panorama cultural. Un ejemplo de ello son las brechas de acceso y participación relacionadas con el perfil socioeconómico, educacional y etáreo de los chilenos. Adicionalmente, tenemos que la distribución de la oferta cultural no es balanceada en términos regionales, concentrándose fuertemente en Santiago, y observamos, además, una participación insuficiente de la comunidad en los espacios culturales.

PRINCIPALES OBJETIVOS Y MEDIDAS

  1. Descentralización, participación ciudadana y tecnología para el desarrollo cultural.
  • Implementar Vale Cultura, pase cultural para cada joven que cumpla 18 años que permita financiar el 50% del costo de cada bien o servicio cultural que se adquiera con el vale.
  • Conectar por fibra óptica una red nacional de espacios culturales que permita la transmisión en línea de grandes eventos y la circulación de contenidos entre las regiones.
  • Ampliar los horarios y días de atención de los espacios culturales públicos.
  • Crear una nueva plataforma digital de difusión de contenido cultural que vincule a los creadores chilenos con la comunidad.
  • Desarrollar un sistema de cofinanciamiento de la programación cultural entre el Ministerio, el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), los municipios y el mundo privado.
  1. El arte, la creatividad y la educación.
  • Reconocer todas las escuelas artísticas que cumplan requisitos de calidad, estableciendo una subvención especial y crear un Liceo Artístico de Excelencia en las regiones del país.
  • Convocar una mesa de trabajo entre el mundo de la educación y el mundo de las artes, para reforzar la presencia de la música y de las artes visuales e incorporar las artes escénicas y audiovisuales en el currículum mínimo obligatorio.
  • Revisar la incorporación de la formación artística en todas las etapas de la enseñanza, partiendo de la educación preescolar.
  • Potenciar los conjuntos artísticos de escuelas y liceos del país, como bandas, grupos de danza, teatro, entre otros, y promover instancias para su participación como festivales y encuentros.
  1. Las artes y los artistas chilenos.
  • Simplificar el sistema de postulación a los fondos de cultura y establecer un sistema único de postulaciones, combinando una ventanilla abierta todo el año y convocatorias anuales.
  • Establecer premios regionales similares a los premios a nivel nacional.
  • Crear una unidad ministerial de derechos de autor en el nuevo Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.
  • Impulsar la beca Chile Crea, que permita a estudiantes de carreras artísticas y gestión cultural concluir sus estudios y realizar residencias en el extranjero.
  1. Patrimonio de Chile.
  • Crear un plan nacional de puesta en valor y salvaguarda del patrimonio material e inmaterial mediante una coordinación interministerial con SERNATUR y MINEDUC, y proponer nuevas postulaciones de declaratorias ante UNESCO.
  • Revisar la Ley de Monumentos Nacionales sobre la composición del Consejo de Monumentos Nacionales, la revisión de los tipos y procedimientos de declaratorias y el sistema de compensaciones e incentivos.
  • Fomentar la difusión de las obras de artistas nacionales más allá de los museos, centros culturales y galerías para instalarse en espacios públicos.
  • Modernizar fuertemente la red de museos públicos e implementar en un plazo de ocho años museos regionales en las distintas regiones del país.

5.- Nueva institucionalidad cultural.

  • Instalar el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio superando las duplicidades y dispersiones que la estructura aprobada pueda generar, considerando un nuevo Consejo de Artes Visuales, e implementando el Consejo Asesor de Pueblos Indígenas y una Unidad de Pueblos Migrantes en el ministerio.
  • Desarrollar iniciativas emblemáticas como la conmemoración de artistas connotados, establecer dos días al año como Días del Patrimonio con acceso a los lugares públicos y privados de interés patrimonial y realizar diversos proyectos para conmemorar los 200 años de la consolidación e independencia de Chile.

 


BEATRIZ SÁNCHEZ


En la página 309 – de 351- del llamado “Programa de muchos”, se encuentra “Más Cultura para cambiar Chile”, donde se establece que:

El Gobierno del Frente Amplio desarrollará una política de Estado en el área cultura, buscando garantizar los derechos culturales de la población a través de formas de participación vinculante y la descentralización de la política cultural.

La política cultural vigente en Chile se ha basado en miradas restringidas, fragmentadas y elitistas de la cultura. Proponemos en cambio una mirada amplia y abierta, una democracia cultural donde todas y todos son actores culturales.

Cultura es todo lo relacionado al quehacer humano: el conocimiento, las tradiciones, las formas de vida, las lenguas, el arte y su relación con el territorio y la vida cotidiana. El Frente Amplio propone una cultura democrática, plurinacional, feminista, respetuosa y consciente de la riqueza que significa la convivencia y mixtura de interpretaciones y prácticas culturales diversas.

La cultura debe entenderse como bien común, en una sociedad donde los derechos culturales a crear, a expresarse, a vincularse, se entiendan como derechos humanos.

La centralización ha sido un problema histórico en el Estado chileno, menospreciando el valor de las culturas y la producción que no proviene de la capital del país y de los sectores con menos medios y posibilidades. Nuestra política igualará el valor y la participación de las culturas regionales, populares, y comunitarias, con énfasis en la diversidad cultural. Descriminalizaremos el arte urbano, y recuperaremos el espacio público (escuelas, gimnasios, parques, etc.) subutilizado para la cultura y la autogestión.

Diseñaremos e implementaremos la política pública cultural del Estado de forma participativa, promoviendo y fomentando los derechos culturales.

Vincularemos el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, con las otras carteras de manera efectiva, asegurando una política cultural integrada en todos los niveles de administración del Estado.

Derechos culturales y cultura como bien común

1.- A través de una Asamblea Constituyente, impulsaremos la integración de los derechos culturales en la Nueva Constitución y la definición de la Cultura como un bien común.

2.- Del mismo modo, impulsaremos la integración en la Nueva Constitución del patrimonio como derecho, entendiendo que a través del mismo se robustecen los cimientos del tejido social, aportando a la identidad, resiliencia y cohesión de las comunidades y barrios. Enfatizaremos el resguardo de los patrimonios tangibles e intangibles de las comunidades, y descentrando la institucionalidad patrimonial, potenciando su desarrollo local.

Democratización y descentralización de la cultura

1.- Fortaleceremos la participación popular en la política cultural. Generaremos instancias y mecanismos de participación democrática y vinculante, involucrando activamente a las organizaciones sociales de base y las comunidades en la formulación de las políticas culturales y sus instrumentos de implementación, asegurando su autonomía y abarcando toda la cadena de creación y producción. Descentralizaremos la gestión cultural pública, generando nuevas políticas de financiamiento a nivel regional y municipal.

2.- Modificaremos la Ley de Juntas de Vecinos, otorgándoles atribuciones para incidir directamente en las políticas culturales locales.

3.- Modificaremos los protocolos de los Consejos Regionales de Cultura y de los Consejos Sectoriales de nivel nacional, asegurando legalmente que su constitución y funcionamiento sean realmente democráticos y representativos de las organizaciones sociales, culturales y de pueblos originarios de su región o sector. Los protocolos regularán que los Consejeros consulten efectivamente a sus representados, de manera de asegurar que su participación emane de estas organizaciones. Al mismo tiempo, aumentaremos las atribuciones de los consejos para que posean capacidad de decisión vinculante en la definición de la política cultural de sus territorios o áreas.

4.- En los primeros dos años de gobierno realizaremos un catastro nacional de nodos territoriales que concentran producciones y expresiones culturales, reconociéndolos y validándolos como “Puntos de Cultura”. Estos Puntos recibirán financiamiento basal para el desarrollo de proyectos de acción cultural con el objeto de fortalecer el quehacer cultural comunitario.

5.- Integraremos a las microempresas culturales y personas naturales con trayectoria de actividad cultural, como posibles beneficiarios del 6% de los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) destinados a subvencionar actividades culturales, deportivas y de seguridad ciudadana.

6.- Promoveremos la expansión de las Escuelas Abiertas a todo el territorio nacional, estimulando la producción y creación artística local e incorporando gestores comunitarios en las escuelas.

Política de cultura a nivel comunal

1.- Modificaremos la ley orgánica de municipalidades e incorporaremos un Departamento de Cultura en todos los municipios. Los Departamentos recibirán recursos asignados directamente desde el Ministerio.

2.- Incorporaremos la cultura como área en los Planes de Desarrollo Comunal (PLADECO). Mediante ley, crearemos los Concejos Territoriales de Cultura en cada comuna. Los Concejos Territoriales serán organismos autónomos, integrados por las agrupaciones culturales de la comuna, que actuarán como contraparte en todas las políticas culturales en el territorio, participando activamente en su definición junto a los nuevos Departamentos de Cultura.

Formación artística y cultural

1.- Proponemos una educación pública que integre todas las áreas del desarrollo social y personal, donde las artes y las culturas están integradas a los procesos educativos formales e informales.

2.- Aseguraremos la ejecución efectiva e integral del Plan Nacional de Artes en la Educación, implementando nuevas metodologías de enseñanza y apoyo pedagógico. El plan se fortalecerá y ampliará, abordando desde la educación preescolar a cuarto medio, e incorporando lenguajes hasta aquí no contemplados en los contenidos mínimos de la educación escolar (artes escénicas, audiovisual, artes populares, entre otros).

3.- Implementaremos un currículum escolar de artes integral, con pertinencia local, fortaleciendo la adquisición de habilidades y destrezas ligadas a la reflexión crítica y la experiencia sensible, con espacio para la investigación y la creatividad y evaluaciones enfocadas en el proceso de aprendizaje.

4.- Fortaleceremos la institucionalidad de las Escuelas Artísticas, extendiéndolas a todas las regiones del país y destinando a ellas recursos que cubran sus necesidades específicas.

5.- Promoveremos la asistencia y participación del estudiantado en actividades artístico-culturales, entendiendo los centros culturales y museos como espacios educativos. Impulsaremos la enseñanza y valoración de nuestra historia pluricultural.

6.- Incorporaremos en los estándares para el profesor generalista del Ministerio de Educación y en la evaluación de la formación docente inicial, un área de conocimientos en educación artística. Fortaleceremos los programas de formación continua de los docentes y paradocentes en el área artística y cultural.

Derechos laborales de los trabajadores de la cultura:

Hoy existe total desprotección de los trabajadores de la cultura, tanto previsional como laboralmente. El programa del Frente Amplio propone sendas reformas al sistema de pensiones que abordan el primer problema y medidas específicas para regular la situación laboral del sector.

1.- Fortaleceremos la asociatividad de los trabajadores de la cultura, promoviendo el empoderamiento estos para ejercer sus derechos e incidir efectivamente en la política sectorial a nivel nacional, regional y municipal. Estimularemos el fortalecimiento de las organizaciones sindicales y gremiales del sector a nivel local y nacional, mediante fondos de apoyo a la continuidad y consolidación de estas. A su vez, promoveremos el modelo cooperativo en el sector cultural mediante modificaciones específicas a la Ley de Cooperativas.

2.- Mejoraremos la regulación del trabajo cultural. Reformularemos la Ley 19.889 de Trabajadores de Artes y Espectáculos, asegurando cuatro grandes objetivos: (1) impulsar la formalización de las relaciones laborales en el sector, imponiendo la obligatoriedad de los contratos escritos, la definición de una jornada laboral máxima de 8 horas y 2 horas extraordinarias y la adecuada determinación de situaciones de subordinación y dependencia en el ámbito de la cultura; (2) reglamentar la obligatoriedad de remunerar económicamente a artistas y técnicos de la cultura por los servicios prestados a organismos públicos; (3) fortalecer las normativas de seguridad laboral para el sector, especialmente para las artes escénicas y conciertos; (4) establecer mecanismos específicos para garantizar derechos sociales como licencias pre- y post-natales, por enfermedad y pensiones por invalidez total o parcial a los trabajadores del sector (que se caracteriza por su intermitencia).

3.- Reforzaremos la capacidad del Estado de fiscalizar las relaciones laborales en el sector cultural, cuyas especificidades escapan a la institucionalidad actual. Crearemos una Unidad de Fiscalización especializada en el sector, con expresión presencial en las oficinas provinciales de la Inspección del Trabajo. El Ministerio del Trabajo, de forma complementaria, elaborará y mantendrá un Registro de Empleadores de los/as Trabajadores/as de la Cultura con el objetivo de facilitar la fiscalización del sector.

Fomento de la lectura

1.- Ampliaremos la política de fomento a la lectura y al libro, con una política de fomento y financiamiento para editoriales independientes.

2.- Crearemos una editorial estatal con financiamiento basal, orientada según criterios de utilidad social, que producirá textos escolares y ediciones literarias de acceso masivo.

Protección y difusión del patrimonio cultural

1.- Crearemos una nueva Ley del Patrimonio Tangible e Intangible, que reemplace en su totalidad la actual Ley 17.288 de Monumentos. Esta nueva ley resguardará el valor de identidad cultural que entrega el patrimonio, ampliando su incidencia hacia la reactivación, conservación y fomento del patrimonio viviente, el patrimonio del paisaje y el patrimonio de las culturas y modos de vida ancestrales, entre otros.

2.- Impulsaremos un programa para la difusión y educación en torno al Patrimonio, el cual contempla la construcción de centros culturales en espacios de carácter patrimonial y la incorporación tanto en la enseñanza temprana como superior de programas educativos que identifiquen los beneficios sociales y culturales del patrimonio.

3.- Se constituirá una nueva institucionalidad respecto al patrimonio, basada en procesos de carácter local y regional, descentralizando su financiamiento y operación, procurando velar por la identidad local de cada zona. Esta nueva institución descentralizada incorporará además observadores internacionales de la cultura y el patrimonio, procurando que tanto los procesos de declaración como de inversión actúen orientados a la consolidación y conservación del tejido social de los habitantes.

Fomento y financiamiento de la cultura

Actualmente las políticas de financiamiento de la cultura se han basado sólo en la política de concursos, lo que precariza el sector, impide el desarrollo de procesos creativos y de los campos artísticos. Para democratizar la cultura y garantizar derechos culturales, el Estado asumirá decididamente una línea estratégica de fomento cultural de mediano y largo plazo.

1.- Aumentar sustantivamente los recursos públicos en cultura, avanzando gradualmente hacia el 2% del presupuesto fiscal, siguiendo las recomendaciones de la UNESCO.

2.- Estableciendo formas de financiamiento basal a los Puntos de Cultura y otros espacios culturales reconocidos por el Estado. Esto permitirá estimular el desarrollo de cadenas productivas en las distintas ramas del sector cultural (música, cine, libro, artes escénicas, etc.), mediante la creación de Centros de Desarrollo Regional, potenciando los eslabones actualmente más debilitados del ciclo creativo.

3.- Los Centros de Desarrollo Regional fomentarán, particularmente, la creación y el fortalecimiento de cooperativas culturales.

4.- En paralelo a la política de fomento de mediano y largo plazo, se mantendrá una política de fondos concursables para el financiamiento de proyectos de creación y producción de carácter emergente.

5.- Reduciremos el IVA a la producción cultural y aseguraremos mediante protocolo que todos los organismos del Estado dediquen un 60% del monto de sus compras públicas en el área cultural a la producción nacional.

Derechos de autor

1.- La propiedad intelectual es uno de los pocos contenidos culturales que contempla la actual Constitución, por ello es relevante revisar su aplicación, considerando la democratización de los derechos culturales.

2.- Impulsaremos una política estatal de compra de derechos de autor, negociando de manera justa con autores y autoras para poder fomentar y masificar la lectura, mediante la liberación de los derechos de autor y la difusión de materiales.

3.- Legislaremos para que las obras financiadas por el Estado deban estar licenciadas utilizando Creative Commons u otras licencias abiertas, permitiendo su acceso a través de un protocolo de uso público.

Al mismo tiempo, impulsaremos programas de capacitación sobre propiedad intelectual para artistas, técnicos, intermediarios y en especial estudiantes de estas profesiones, que les permitan conocer el derecho de propiedad intelectual vigente.